jueves, 13 de julio de 2017

Mi Terapia


Se que es una frase manida la de que la fotografía puede ser una terapia. Para mi lo es, colgarme del cuello la cámara (ya sabéis, una compacta sin mas pretensiones) y salir a disfrutar lo que me ofrece la vida es algo que no tiene precio.

En estos duros meses es lo que me ha salvado de la locura o eso me parecía.

Siempre, siempre, hay luz y belleza que inmortalizar en un disparo, no os canséis de hacerlo y por favor compartirlo, todos disfrutamos de vuestras visiones del mundo.

Besotes!

miércoles, 12 de julio de 2017

lunes, 10 de julio de 2017

Último Viaje


Muchos meses de ausencia, la vida, a veces, nos hace luchar en guerras no deseadas y perdidas de antemano.

En estos meses, he perdido primero a mi padre y después a mi único hermano. 86 años y 50 años.

Muchos meses de dolor, impotencia y cientos de preguntas sin respuesta. Pero... muertes rodeadas de amor, que dejan una gran paz en medio del dolor.

Infinitas gracias a todos los que me habéis acompañado este tiempo, a las manos tendidas para evitar mi caída, el cariño dado y recibido. Infinitas gracias a los ausentes, también de vosotros he aprendido.

 “La muerte no nos roba a los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente.” (François Mauriac)

viernes, 16 de diciembre de 2016

A los que se han ido... a los que se irán... a los que se han quedado...a los que han llegado...a los que vendrán... para todos, de corazón ¡Feliz 2017!





tenéis 365 días para escribir bellas historias...



 Besazos Marisol.

martes, 13 de diciembre de 2016

Miles de gracias amigos




 ¿QUÉ CUÁNTOS AÑOS TENGO?

Tengo la edad en que las cosas se miran con más calma, pero con el interés de seguir creciendo.
Tengo los años en que los sueños se empiezan a acariciar con los dedos y las ilusiones se convierten en esperanza.
Tengo los años en que el amor, a veces es una loca llamarada, ansiosa de consumirse en el fuego de una pasión deseada. Y otras un remanso de paz, como el atardecer en la playa.
¿Qué cuántos años tengo? No necesito con un número marcar, pues mis anhelos alcanzados, las lágrimas que por el camino derramé al ver mis ilusiones rotas… Valen mucho más que eso
¡Qué importa si cumplo veinte, cuarenta, o sesenta! Lo que importa es la edad que siento.
Tengo los años que necesito para vivir libre y sin miedos.  Para seguir sin temor por el sendero, pues llevo conmigo la experiencia adquirida y la fuerza de mis anhelos.
¿Qué cuantos años tengo? ¡Eso a quién le importa! Tengo los años necesarios para perder el miedo y hacer lo que quiero y siento.
 Que importa cuántos años, ¿Cuántos tengo o cuántos espero? Si con los años que tengo...
¡Aprendí a querer lo necesario y a tomar solo lo bueno!


José Saramago 

y una preciosa canción: 
https://www.youtube.com/watch?v=bZ_BoOlAXyk