lunes, 10 de julio de 2017

Último Viaje


Muchos meses de ausencia, la vida, a veces, nos hace luchar en guerras no deseadas y perdidas de antemano.

En estos meses, he perdido primero a mi padre y después a mi único hermano. 86 años y 50 años.

Muchos meses de dolor, impotencia y cientos de preguntas sin respuesta. Pero... muertes rodeadas de amor, que dejan una gran paz en medio del dolor.

Infinitas gracias a todos los que me habéis acompañado este tiempo, a las manos tendidas para evitar mi caída, el cariño dado y recibido. Infinitas gracias a los ausentes, también de vosotros he aprendido.

 “La muerte no nos roba a los seres amados. Al contrario, nos los guarda y nos los inmortaliza en el recuerdo. La vida sí que nos los roba muchas veces y definitivamente.” (François Mauriac)

11 comentarios:

  1. Llevo varios días (desde que me enteré de la muerte de tu hermano) queriendo llamarte.....no lo he hecho todavía por respeto a tu dolor, he preferido esperar a que estés mejor. Como todo el mundo he perdido a seres muy queridos y se como te sientes. Agradeces la compañía, el apoyo, las llamadas...todo lo que te aportan los de tu entorno. En estos momentos no encuentro palabras que decirte, más adelante si que quiero hablar contigo, hoy te mando un beso muy grande.
    Isabel.

    ResponderEliminar
  2. Querida Marisol, se como te sientes. Sólo quiero darte un abrazo muy fuerte para aliviar ese vacio tan grande que se tiene por dentro.

    ResponderEliminar
  3. Querida Marisol: las palabras no son fáciles en situaciones así. Solo el abrazo, el carnal, el verdadero puede acompañar un poco y, la mayoría de las veces, ni eso. No sé qué decir pero quería estar hoy aquí. Un beso inmenso.

    ResponderEliminar
  4. Mi más sentido pésame Marisol. Recibe un fuerte abrazo y todo el calor que te pueda llegar de mi parte con este abrazo, en situaciones como ésta me quedo siempre sin palabras.
    Un beso enorme.

    ResponderEliminar
  5. Un besazo. Y, a pesar de todo, me alegro un montón de verte por aquí.

    ResponderEliminar
  6. Marisol, me alegro que hayas tenido la valentía de contarnos en tu blog lo que sientes. Te lo agradezco porque así entendemos mejor el por qué de tu ausencia.

    Muchos ánimos y un fuerte abrazo en estos duros momentos que estás pasando.

    P.D. La foto es una maravilla 😉

    ResponderEliminar
  7. Son días muy duros,yo siempre pienso que el cuerpo se va, pero que nos acompañan allá donde estemos.
    Mucho ánimo Marisol

    ResponderEliminar
  8. Me alegra mucho verte de nuevo en el blog aunqué sea para contarnos la dureza de los últimos tiempos.
    Me gusta mucho la cita de Mauriac. Supongo que pensamientos así son los que ayudan a tirar adelante por mucho que cueste.
    Ánimos y un fuerte abrazo Marisol.

    ResponderEliminar
  9. Queridos amigos,un fortísimo abrazo!

    ResponderEliminar
  10. Querida Marisol, como bien dices, la vida es una escuela en donde los deberes y los exámenes son muy duros a veces. Has pasado por uno de ellos y con Sobresaliente, por saber ocultar tu dolor durante mucho tiempo y por tu cariño hacia tu hermano y familia. Te han dejado en cuerpo esos dos seres queridos, pero en espíritu te acompañan día a día ya libres del dolor. Parece que vuestro padre decidió realizar ese viaje junto a su querido hijo, para que no esté solo en el tránsito. Te envío un cariñoso abrazo amiga y mi más sentido pésame!.

    ResponderEliminar
  11. Duele perder a las personas que amamos, duele mucho, aunque, como dice la cita, no es una pérdida y nos aguardan para el reencuentro.
    Un achuchón, con mucho cariño, Marisol.

    ResponderEliminar