miércoles, 10 de junio de 2015

Pelota mano



" La pelota ha sido practicada desde antiguo en el territorio vasco. A lo largo de los siglos, por supuesto, han ido evolucionando las reglas y modalidades del juego generalmente en beneficio de la espectacularidad. Se adaptaron cestas más adecuadas al ritmo vivo que pedía el público, se modificaron las canchas, se cubrieron los frontones. El juego original de carácter rural, se fue transformando en espectáculo al que acudía un público ciudadano para arriesgar una apuesta. Y era natural que así fuere, pues los empresarios construían los frontones industriales en los núcleos urbanos de elevada población para asegurarse una clientela que hiciera posible el mantenimiento del negocio. Esta transformación se produjo en el último tercio del siglo pasado.
Paralelamente ocurre la universalización de la pelota. La emigración hacia América crea núcleos importantes vascos en las principales ciudades del nuevo continente. Devotos de la tradición en todos los órdenes de vida, costumbres y creencias el vasco desea divertirse al modo del País de origen. Y construye frontones donde practica el viejo juego secular.
Más tarde, a lo largo ya del siglo XX, la pelota vasca va adoptando otras modalidades. Pierde en ellas parte de sus cualidades –especialmente el vigor característico de nuestros juegos- aunque ello le hace accesible a mayor número de personas.
El juego de la pelota, en su evolución, ha llegado a practicarse en un gran número de especialidades. De una forma sintética hacemos la siguiente clasificación.
  • Juegos directos: Los bandos se situan frente a frente, separados por una red o una raya que debe superar la pelota. Actualmente sólo subsiste una modalidad, muy poco practicada, que es el rebote.

  • Juegos indirectos: En los que la pelota sale rebotada de una pared. Estos pueden dividirse, bien atendiendo al tipo de frontón en que se practica o según la herramienta utilizada. Entre los primeros podemos distinguir:

    • Terrenos que sólo tienen frontis. Es la llamada plaza libre o plaza agirikoa. Se trata de los frontones antiguos existentes hasta aproximadamente 1875 y que todavía pueden encontrarse en Iparralde.

    • Frontón de pared lateral, siempre a la izquierda, y en ocasiones con pared de rebote. Se diferencian unos de otros por sus dimensiones, a excepción del trinquete, en el que también se utiliza la pared de la derecha. Señalaríamos aquí los siguientes:
      • Frontón corto, hasta 30 ó 35 m. de longitud. Se emplea para las especialidades de mano, sare, paleta, etc., donde se utilizan herramientas de poco peso y pelotas de viveza inferior.

      • Frontón mediano, hasta los 45 m. Pensados para paletas con pelota de cuero o herramienta más potente con pelotas de viveza media.

      • Frontón largo, hasta los 60 m. Es el típico frontón para cesta-punta, remonte y pala con pelotas de mucho toque.
 Atendiendo a la herramienta, la división sería la siguiente:
  • Mano: Practicable en plaza libre, o en frontón con pared izquierda.
  • Pala: La pala presenta diversas variantes: la pala larga y corta utilizadas sobre todo en frontones medianos y cortos con pelotas de cuero y la paleta ancha y “paleta argentina”, empleadas en frontón corto y en trinquete con pelota de goma.
  • Guante de cuero: Puede utilizarse en todo tipo de terreno, tanto se trate de guante largo como corto. En la actualidad se utiliza poco, tan sólo en juegos directos como el rebote.
  • Chistera: Antiguamente la cesta de joko-garbi era utilizada en frontones con la pared izquierda más grande. Actualmente se emplea en las plazas libres. Otras modalidades, jugadas en frontones de pared izquierda, son la cesta-punta y el remonte.
  • Sare: Su lugar idóneo es el trinquete, aunque también puede jugarse en frontón corto.


 
PELOTA A MANO

La pelota a mano es la modalidad que más pasión despierta en el pueblo vasco.
La “mano” es un deporte particularmente duro. Se juega con una pelota, de más de 100 gramos de peso, que es golpeada con la mano abierta.
Es una modalidad reciente. Las reglas se fijaron en el último tercio del pasado siglo. Pero en este espacio de tiempo se ha constituido en la especialidad “reina”.
De una primera etapa (1910-1920) era Urcelay, Chiquito de Azkoitia, Errezabal y Gárate.En orden cronológico de campeones citaremos a Mondragonés, Atano III, Miguel Gallastegui, Barberito, Soroa, los hermanos Arriaran, Ogueta, Atano X, Azkarate y los Retegui.
En la actualidad, la pelota a mano experimenta un crecimiento grande. Se abren nuevos frontones, surgen pelotaris de gran calidad y varias empresas que compiten entre sí, montan espectáculos a los que acuden muchos aficionados. Los nombres más destacados en esta modalidad son actualmente Eugi, Unanue, Zezeaga, Titín III, Elkoro, Capellán, los Goñi, los Galarza, Alustiza, Nagore, Lasa, etc.


EL REBOTE

Ha sido calificado como el rey de los juegos de pelota.
En el rebote la pelota no se lanza contra un frontis sino que va desde un campo a otro. El rebote se juega en un campo rectangular, llano y de longitud entre los 70 y 100 metros. El campo se divide en dos zonas, con áreas delimitadas que juegan un papel diverso en el juego.
Cada bando lleva cinco jugadores provistos de guantes de mimbre de diversa dimensión. El tanteo es similar al utilizado en el tenis, con un límite de cuarenta tantos y parciales de quince.
El rebote es un juego desgraciadamente en desuso, con pocos equipos representando a pueblos de Gipuzkoa e Iparralde.

LA PALA

Se señala, como inicio de la época moderna de la pala, los desafíos disputados a principio de siglo entre los hermanos Eraso contra Goikoetxea y “Chiquito de Abando”. Fueron los primeros palistas del Euskalduna bilbaino.
En Donostia esta modalidad se introduce en el verano de 1922, en el frontón Urumea.

La pala se construye en madera de haya y sus dimensiones son de 52 cm. de largo, 10, 5 cms. de circunferencia de cabeza y un grueso máximo de 5,5 cms.
La pala tiene muchas dificultades de manejo. Requiere canchas grandes, pelotas de gran toque y mucha fuerza y habilidad. Por ello se han buscado modalidades más fáciles que son las practicadas popularmente: la pala corta y la paleta.


LA CESTA

Con la mano y la pala se impacta violentamente la pelota para impulsarla. En los juegos de cesta, en cambio, se recoge la pelota ampliando el tiempo en que permanece inmóvil antes de cambiar la trayectoria.
El antecedente de la cesta es el guante de cuero, inicialmente pensando para proteger la mano. Era, en un principio, corto y ancho. La experiencia enseñó que cuanto mayor fuera la longitud de la cesta con más fuerza se disparaba la pelota. La cesta fue alargándose y estrechándose. Y dio origen a las dos modalidades clásicas: el remonte y la cesta punta.
El remonte, juego de gran elegancia, tuvo su época de oro primero con Irigoyen y luego con Jesús Abrego, que debutó en 1924. Se practica en dos frontones industriales: el Euskal Jai, de Iruña y el Galarreta, de Hernani.
La cesta punta, más espectacular, ha alcanzado proyección internacional, con frontones en varios países. Su práctica, en Euskal Herria se reduce a Bizkaia y a los torneos veraniegos de Iparralde. 



 
Texto copiado del departamento de Educación, Política lingüistica y cultura del Gobierno Vasco



4 comentarios:

  1. Ha sido interesantísimo conocer este juego vasco ancestral que aunque haya sufrido modificaciones conserva el espíritu inicial, no me extraña que cree pasión.
    Las fotos son magníficas, teniendo en cuenta la dificultad de captar a los jugadores en movimiento!
    Un beso muy gordo, Marisol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De momento solo tengo estas del sábado, la verdad es que hay mucha plasticidad para fotografiar y se mueven un poco menos que el puñetero colibrí jajajjajaja Besos gordos Montse

      Eliminar
  2. Excelente introducción al juego de la pelota vasca. Tomaré nota para cuando vaya para allá.
    Un abrazo Sol

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Genial, ya estás tardando! jajajajja Besazos

      Eliminar